Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Mauricio Macri de Cambiemos gana histórico balotaje en Argentina

Este 22 de noviembre estuve en la Argentina donde se celebró por primera vez una segunda vuelta o balotaje presidencial entre los dos candidatos más votados en las elecciones del 25 de octubre. 

Después de 12 años de gobiernos de Nestor y Cristina Fernández de Kirchner, los argentinos decidieron elegir por un curso nuevo representado por  Mauricio Macri (Cambiemos) sobre el continuismo de Daniel Scioli (Frente para la Victoria).  Con el conteo provisional de los votos al 99.17 por ciento, Mauricio Macri obtuvo 51.40% sobre Daniel Scioli que alcanzó el 48.60%.  La transición será muy breve ya que el próximo 10 de diciembre la Argentina comenzará un nuevo proceso político/económico.

Los temas más destacados durante la etapa del pre-balotaje fueron: a) una campaña muy  polarizada; b) el debate presidencial donde Scioli necesitaba una victoria contundente para contrarrestar el momento de Macri; y c) cómo los indecisos y el nivel de participación iban a impactar en la decisión final del resultado.  Según las últimas encuestas de opinión que se hicieron antes del balotaje daban como ganador a Macri por una diferencia de hasta 10 puntos y al igual que en las elecciones generales del 25 de octubre, estas probaron ser inexactas.  La mayoría de las encuestas fallaron en las elecciones generales de octubre al equivocarse en predecir los números reales obtenidos por los candidatos y partidos, especialmente los de Macri y de su alianza política Cambiemos. En segunda vuelta volvieron a fallar en la diferencia entre los dos candidatos.

¿Qué viene a futuro? Cambiemos ganó la elección y ahora deberá definir qué hará con sus socios aliados ya que la negociación por algunos cargos en el nuevo gobierno y la estrategia política en el congreso, serán temas inmediatos que se han mantenido herméticos durante la pre-campaña.  El nuevo gobierno no tendrá una concentración importante de poder en el congreso y la diferencia obtenida en el balotaje no fue tan avasalladora como se creía y se esperaba que fuese.  Una victoria holgada le permitía a Macri contar con una carta importante de legitimidad con la población e iba a ser una herramienta de diálogo transcendental del nuevo gobierno cuando se sentaran a negociar con la oposición.  Los actuales desafíos económicos, el desempleo, planes sociales, subsidios de tarifas como el gas y agua serán temas prioritarios de discusión desde el inicio.  Cualquier cambio que desee hacer el nuevo gobierno probablemente tendrá que ser gradual.  El presidente-electo y su equipo de aliados tendrán que negociar constantemente a través de consensos y acuerdos siempre muy necesarios para cualquier transición. 

Por otra parte, el Partido Justicialista no salió tan dañado del balotaje como se creía. De todas maneras, tendrán que llevar a cabo un proceso de necesaria reevaluación interna y posible reestructuración para buscar un nuevo liderazgo o mantener a los “antiguos-renovados.”  Este es un proceso que tendrá que irse acomodando de a poco y sin importar lo que haga o vaya haciendo el nuevo gobierno de Macri.

Finalmente, para los que nos tocó presenciar esta histórica elección, nos interesaba de manera especial conocer el curso que tomaría la Argentina en materia de política exterior, especialmente dentro del continente.  Argentina es la tercera potencia económica de América Latina después de Brasil y México, y el peso político que puede ejercer a través del nuevo gobierno de Macri es de singular importancia para el presente balance político en la Región.   

 

Posted by

Patricio Gajardo

Director Residente