Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Fiscalización y transparencia—dos términos que se vinculan para el favor de la democracia y las buenas prácticas de gobierno abierto

Periodistas Guatemaltecos enseñan sus diplomas tras haber completado el curso liderado por IRI sobre transparencia, fiscalización y prevención de la violencia en Diciembre 2016.

Si bien sabemos que la fiscalización consiste en examinar una actividad para comprobar si cumple con las normativas vigentes; la transparencia es la obligación de los gobiernos de dar cuenta a los ciudadanos de todos sus actos, especialmente del uso del dinero público y prevenir así los casos de corrupción. Ambos términos requieren de un buen tratamiento de información y comunicación, es ahí dónde se requiere la intervención de periodistas profesionales, con ética y responsabilidad para poder velar del quehacer gubernamental. 

Fue exactamente lo que se hizo en el curso diplomado Periodismo, fiscalización y transparencia auspiciado por El Consorcio para el Fortalecimiento de Elecciones y Procesos Políticos del? Instituto Republicano Internacional y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, en colaboración con la Universidad de San Carlos de Guatemala y Laboratorio de Medios.

Durante siete meses y más de 120 horas académicas, 21 periodistas estuvieron capacitándose en temas relevantes a la fiscalización y transparencia como: conocimiento y uso práctico del Sistema Integrado de Administración Financiera para el gobierno central, instituciones públicas descentralizadas y gobiernos locales, y el Sistema Nacional de Inversión Pública. El Ministerio de Finanzas y? la Secretaria de Planificación y Programación de la Presidencia, con el apoyo del Laboratorio de Medios, Ojo con Mi Pisto (una plataforma digital anticorrupción) y varias figuras sobresalientes en el ámbito del periodismo fueron los encargados de capacitarnos y prepararnos para hacer agentes de cambio en nuestra comunidad.

Sin duda alguna, las tasas de violencia aumentan, los casos de corrupción persisten, el mal hábito de crear a las municipalidades en empresas familiares y centros de poder económico, crecen aún más. Comúnmente nuestros gobiernos locales no están acostumbrados a rendir información, y los ciudadanos nos conformamos con tan poco, que no exigimos que nos informen sobre el uso de nuestros recursos. La ley de libre acceso a la información nos ampara y requiere que toda entidad estatal revele e indique cómo está trabajando. Por lo tanto, es importante que se nos respete el derecho a informarnos, es necesario que nuestras autoridades nos informen del gasto de cada centavo de nuestros impuestos. La tarea del periodista es eminentemente social, nos debemos y trabajamos para nuestra audiencia, quien espera ser informada del acontecer trascendental, que nos involucra a todos.

En el curso? diplomado fuimos dotados de habilidades periodísticas, para fomentar una cultura de fiscalización y transparencia, tomando en cuenta los riesgos por los que pasan los periodistas. Sensibilizados para contribuir al desarrollo de nuestro país y sobre todo preparados para realizar un ejercicio periodístico veraz y social. El objetivo primordial de la transparencia es el de establecer una relación de confianza entre quien pide o exige la transparencia y quien la da, promoviendo la democracia, el gobierno abierto y la participación ciudadana. Importante es recordar que el poseer un Estado sólido y transparente es responsabilidad de todos.  Juntos podemos construir un mejor país con acciones positivas, participando activamente y dotándonos de conocimientos que nos ayuden a prosperar a un nivel global.

Por ello, reitero mi gratitud a todos los que hicieron posible este trabajo y ofrecer un agradecimiento especial a la Congresista Norma Torres de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos quien con su mensaje nos exhorta a ser buenos profesionales sino agentes de cambio en nuestro país. Asimismo, a mis compañeros periodistas, el mejor de los éxitos y la motivación para cumplir con nuestro deber: “Sin periodistas no hay periodismo, sin periodismo no hay democracia.”