Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Reflexiones Sobre el Foro Mundial de la Democracia: ¿El populismo es un problema?

Alrededor del mundo el termino populismo está siendo objeto de estudio de diversos actores de la sociedad, quienes han expuesto su preocupación por construir comunidades en donde las diversas ideologías logren convivir entre sí. El término ha recobrado gran relevancia en las discusiones políticas debido a los fenómenos internacionales ocurridos durante los recientes meses en donde las campañas electorales apelan a los discursos peyorativos y buscan alterar el status quo.

Es por eso que el Foro Mundial de la Democracia 2017, en donde fui invitada por el Instituto Republicano Internacional, se concentró en la interrogante: ¿El populismo es un problema? El foro tuvo como objetivo dar oportunidad a jóvenes alrededor del mundo de profundizar en el estudio del populismo y entender los retos que enfrentan los sistemas democráticos a nivel mundial.

Como parte del Foro, los participantes llegamos a la conclusión que los sistemas políticos actuales pasan por una crisis que no permite consolidar sociedades democráticas, participativas e informadas. Por lo que debemos reconocer que el reto es más que evaluar el populismo, es encontrar las áreas en las que la democracia puede mejorar y crear mayor vínculo con los ciudadanos.

En ese tenor, el Foro Mundial de la Democracia abrió un espacio para identificar los retos y las alternativas para crear sociedades más democráticas con prácticas políticas funcionales. Los temas transversales de la conversación fueron; Fake News, educación cívica y los jóvenes como protagonistas de los procesos político electorales. Estos temas se entrelazan entre sí y responden a un reto que enfrenta la democracia actual y podemos resumir en: falta de credibilidad en las instituciones.

Cabe resaltar que uno de los temas más importantes fue la discusión del papel de los jóvenes en los procesos político electorales. Hoy casi el 20 por ciento de la población mundial somos jóvenes, nosotros podemos mejorar las situaciones de nuestros países. Sin embargo, a nivel mundial el grupo etario entre 18 y 29 años de edad son quienes menos votan. Por ejemplo, en México en las elecciones de 2012 el 46.89 por ciento de los jóvenes no votó, mientras que en las elecciones del Brexit en Reino Unido votó aproximadamente el 36 por ciento.

Esos son sólo dos casos de los muchos que se discutieron en el Foro Mundial de la Democracia. Durante todas las sesiones, los panelistas remarcaron la importancia de fomentar la participación de los jóvenes en los asuntos políticos y democráticos. Sin lugar a dudas ese ciclo para reconfigurar la política y tener mayor involucramiento de los jóvenes sólo depende de nosotros, de empoderarnos y fomentar la educación cívica, de contrarrestar las noticias falsas, de desarrollar un pensamiento crítico y sabernos con el poder para mejorar nuestro mundo. Después de tener la experiencia de conocer a jóvenes líderes en temas de democracia y conversar sobre la importancia de la participación cívica, no podría contestar si el populismo es un problema, pero sí que los jóvenes somos la solución. 

Aline Zunzunegui es Coordinadora de Incidencia Política de Ollin, Jóvenes en Movimiento, un socio del IRI y una organización establecida en México para avanzar los intereses de jóvenes. Zunzunegui asistió el Foro Mundial de la Democracia 2017 en Strasbourg, France que se llevó acabo 8-10 de noviembre.