Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Líderes Juveniles Cambiando Nuestra Historia

El Laboratorio Juvenil Democrático (LJD) es una iniciativa del Instituto Republicano Internacional (IRI) que sustituyo la idea de un laboratorio de ciencias por un conjunto de actividades cuyo objetivo es recopilar ideas de políticas públicas, el desarrollo e implementación de ideas, y la difusión de resultados para su posible aplicación. El LJD es un espacio para promover el diálogo cívico y el compromiso entre jóvenes y que además ofrece la oportunidad para analizar problemas en las políticas públicas locales y presentar posibles soluciones.  Esta actividad conto con la participación de 54 jóvenes activistas con edades comprendidas entre los 18 y 25 años provenientes de 19 organizaciones de Guatemala y El Salvador. Los jóvenes diseñaron soluciones creativas y colaborativas para asuntos locales de seguridad ciudadana y compartieron sus propuestas y recomendaciones con los principales actores locales.

El grupo de participantes en el LJD tenían un perfil multidisciplinario, y provenían de dos países, Guatemala y El Salvador. A pesar de los distintos contextos socio-culturales, los participantes se enriquecieron del intercambio de experiencias de trabajo y de conocimientos. Este intercambio proporciono a los jóvenes, una perspectiva más amplia en cuanto a formas innovadoras de trabajo, una mayor motivación de conocer jóvenes con propuestas de acción social, un conocimiento mayor de la región, una convivencia que estableció fuertes lazos (que produjo relaciones sociales fuertes) entre los integrantes del programa, y la formación de alianzas estratégicas para trabajar conjuntamente con distintas organizaciones juveniles regionales.

La inclusión de jóvenes con distintas experiencias y habilidades, fue una experiencia totalmente enriquecedora, donde conseguimos establecer fuertes relaciones de amistad y trabajo con las organizaciones de los dos países involucrados, con los cuales aún mantenemos contacto. Durante el Laboratorio recibimos capacitaciones integrales que fueron relevantes para nuestra formación personal, profesional y sobre todo para la optimización de nuestros procesos con las organizaciones a las que representábamos. La formación fundamental para la excelencia de nuestro trabajo se enfocó en técnicas de comunicación interna y externa, herramientas digitales, generación de contenidos, gestión de grupos y discursos, gestión y planificación de redes sociales, herramientas de auditoría social, políticas públicas municipales, generación de alianzas estratégicas, modelos de prevención de violencia, modelos de proyectos sociales, monitoreo y evaluación de proyectos sociales y presentaciones de alto impacto. Dichos conocimientos fueron importantes para alcanzar un horizonte más amplio de trabajo, para poder evaluar y fortalecer nuestras capacidades, incluir estrategias innovadoras a nuestros proyectos y para la profesionalización de nuestras propuestas.

  • Fortalecimos redes de trabajo y alianzas estratégicas conjuntamente con distintas organizaciones juveniles y sectores de la población, para generar proyectos integrales.
  • Logramos fundamentar y fortalecer nuestras propuestas, con estrategias de investigación, monitoreo, evaluación y documentación.
  • Generamos mejores diálogos con la administración pública y mayor incidencia en espacios políticos.
  • Asumimos la importancia de institucionalizar nuestros proyectos, para la sostenibilidad a largo plazo, involucrándonos en la construcción de políticas públicas.
  • Optimizamos nuestro trabajo a través de herramientas digitales para la comunicación interna y externa, generación de contenidos y creación de estrategias de social media plan.
  • Reconocemos la importancia de generar e involucrar, liderazgos juveniles con conciencia y acción social, y con incidencia en política.
  • Usamos la innovación social para generar proyectos integrales enfocados a la prevención de violencia y seguridad ciudadana.

El resultado del Laboratorio juvenil democrático, fue la construcción del proyecto Acción contra el Crimen: una propuesta para la prevención de violencia a través de organizaciones basadas en universidades de Quetzaltenango, participantes LJD. Presentamos dicha propuesta ante la administración municipal anterior, la policía nacional civil, la policía municipal, la policía municipal de tránsito, la Universidad Mesoamericana, la Universidad Rafael Landivar, la Universidad de Occidente y CUNOC, donde llegamos a un acuerdo para hacer seguimiento de la propuesta. Realizamos una investigación de percepción de violencia con jóvenes de las distintas universidades. A partir de nuestra propuesta fuimos invitados a ser parte de la comisión de participación ciudadana y prevención de violencia municipal y además dimos seguimiento en la formación de grupos de prevención de violencia en la Universidad Rafael Landivar.

Conformamos la Red de Innovación Social (RIS), una organización de la sociedad civil con representantes de distintas organizaciones juveniles, que funciona como plataforma de asesoría y promoción de proyectos de innovación social. Estos proyectos están enfocados a la seguridad ciudadana y prevención de violencia, generar redes de trabajo con distintos sectores de la sociedad, creando así propuestas integrales, alternativas, e innovadoras y al mismo tiempo apoyándonos en plataformas digitales y TICs para poder conseguir un desarrollo social sostenible.

La preparación profesional de los jóvenes es valorada cada vez más. Tal es el caso de la nueva administración de la municipalidad de Quetzaltenango que está abriendo espacios para formar parte de esta gestión, como representante de las instituciones públicas y para la apertura a jóvenes civiles que integran a sus comisiones de trabajo. Los jóvenes representan la llave para la innovación social, y con la utilización de nuevas herramientas, nuevas perspectivas y estrategias alternativas se puede fomentar un gobierno más abierto. Es importante generar espacios de participación, e inclusión política, debemos fomentar la identidad política, donde los jóvenes deben asumir el compromiso que tienen en la sociedad para el desarrollo de la población. En un presente de esfuerzos, propuestas, y acciones podrán construir el futuro que ya les pertenece.